¿ePortfolio para todos?

Dejar un comentario
En estos últimos años se ha potenciado el uso de instrumentos de evaluación más ambiciosos que el mero examen, la "calificación de la libreta", o el típico trabajo a entregar. Así, rúbricas, listas de cotejo, o portfolios, eran términos hasta hace poco restringidos a campos específicos, desconocidos para el pueblo llano, pero que ahora están en boca de todos... e incluso de los boletines oficiales.

Actualmente ando liado en un curso sobre uno de ellos, el ePortfolio, un instrumento que me parece muy útil: por su potencial para la evaluación (con un enfoque competencial y de registro de evidencias), para vertebrar el propio proceso de enseñanza-aprendizaje, e incluso para la gestión de la huella y la identidad digital (algo que ahora ni concebimos lo importante que será en el futuro).

Ahora bien, observando las propuestas habituales de ePortfolio académico (hay otras modalidades más enfocadas al ámbito profesional, empresarial, vital,...), diseñadas para el docente o para el discente, me entra una duda: ¿es algo válido para todo el profesorado/alumnado? Pues sí y no. Porque las estructuras habituales de ePortfolio, organizadas en unos "apartados típicos", servirán en la gran mayoría de los casos, pero puede que no para otros. Como casi siempre, parece un modelo concebido para el alumno medio ("normal" dirán algunos), olvidándose en parte de aquellos tienen algún tipo de diversidad funcional, que cursan un currículo muy adaptado, o directamente una modalidad especial.

En mi opinión, esto no significa que desde la atención a la diversidad o la educación especial se tenga que renunciar a usar este instrumento, sino más bien que hay que adaptarlo. El ePortfolio podría ser muy útil para la pedagogía terapéutica: como vía de comunicación entre profesionales y familias, como registro de aprendizaje y evolución,... Eso sí, dándole una vuelta de tuerca para acercarlo a la realidad del trabajo cotidiano con alumnado con NEAE (también se podría incluir al alumnado de educación infantil). Algunos apartados que se podrían incluir serían, por ejemplo: aumento/reducción de conductas adaptadas/desadaptadas, trabajos y tareas realizadas, evidencias de los logros conseguidos en el colegio (y de los generalizados en el hogar), premios y reforzadores conseguidos, etc. Aunque recordemos: mejor que crear dos modelos de ePortfolio (o de lo que sea), el camino correcto será más bien el diseño universal. En este caso también.

0 comentarios :

Publicar un comentario