Blimagen: Despedida

Dejar un comentario
Tras más de 10 años trabajando en el centro, con discrepancias a veces pero en general cómodamente, ya tenía asumido que me iba a jubilar aquí. Pero no. Las decisiones tomadas por el claustro en los últimos cursos me han ido empujando a esta situación.

No las culpo, pues no tenían mala intención, y al final ni a ellas les hizo gracia el asunto, pero desde que aquellas compañeras hicieron ese Máster en metodologías del siglo XXI (o algo así era el título, ahora no lo recuerdo), el talibanismo metodológico empezó a extenderse. Plantaron una semilla interesante en el colegio, con la idea de que la mejora docente se extendiese como las raíces y las ramas de una planta. Y lo cierto es parte de esas innovaciones dieron su fruto: actividades chulas, mayor motivación del alumnado, modernización de métodos y recursos,... Pero nada puede crecer continuamente, y menos cuando además de flores hay espinas.
Leer más